Soñar la Flor

En la primera navegación de la Flor de mi Voz, hace tres años, en el tramo de cierre, tuve un sueño hermoso con Manu, que jamás olvidaré. 

Fuimos a un lugar donde un maestro, arrugado, de pelo cano y muy tranquilo, nos transmitía una práctica. 

Consistía en resposar la espalda sobre el suelo y levantar las piernas, para que el sol entrase por la planta de los pies. 

Y concentrarnos en sentir su energía. 

Desde entonces, cuando hago esta práctica, siempre viajo a ese sueño y la sensación de dulzura que sembró en mi raíz ese año. 

****************

Esta fotografía la tomé en mi pueblo, sobre la tierra, en casa, un año después, en el mismo mes y el mismo lugar donde le conté el sueño a Manu. 

Este registró podria ser una canción, la portada de un álbum o libro, que algún día escriba. Sobre las historia, de la Flor de mi voz y las aventuras con mis tripulantes.  

Este mes ha sido el último de la tercera nave que conduzco. Doy las gracias a mis navegantes de este año. Y a quienes antes tripularon. Que me han regalado estas experiencias tan profundas. 

Los sueños, los viajes y la expansión

Soñar la Flor
Scroll hacia arriba